lunes, 5 de febrero de 2018

NO ES PAÍS PARA VIEJÓVENES - GEMA ALBORNOZ Y MIGUEL LUIS ÁLVAREZ

 

Nada ha cambiado...



Bienvenidos, de nuevo, a No es país para viejóvenes, el espacio de La Galla Ciencia dedicado a poetas destacados fuera del establishment editorial. Antes de mostrar los textos poéticos de Gema Albornoz (Aguilar de la Frontera, Córdoba, 1979) y Miguel Luis Álvarez (Blimea, 1988), quisiéramos agradecer la acogida de esta singular propuesta por parte de todos aquellos lectores simpatizantes que han manifestado su apoyo incondicional a través de los distintos espacios de la red por considerarla como necesaria; sus palabras de cariño nos motivan a seguir adelante. Por otra parte, también felicitamos a Almudena López, autora de la primera entrada de nuestra sección, por su reciente éxitos literario (ha obtenido, por su novela Satélites, el primer premio de la III Edición del Concurso Vuela La Cometa) y a Manuel Guerrero, una de las mentes culpables de No es país para viejóvenes (reciente ganador de otro certamen poético, el María Luisa García de Bornos, gracias a su poemario La ciencia de estar contigo); una vez más, se valora el talento de los poetas viejóvenes por encima de criterios absurdos.

Sin embargo, pocos aires de cambio en el panorama literario: editoriales con cierta reputación y que exigen a los aspirantes en sus manuscritos una foto reciente (como en algunos concursos de poesía “joven”: tirones de orejas para todos, pillines), dinero público (en cantidades desmesuradas) para premiar a autores mediáticos cuyos versos sonrojarían a cualquier crítico serio (no sobornable por los medios, puntualizamos), grupúsculos de autores emergentes que continúan rajando del sistema pero que no dudan en estrechar las zarpas con los que controlan el cotarro, entre otras cuestiones vergonzosas. Sí: nada nuevo bajo el sol. Y, sin embargo, nos movemos. Y lo hacemos porque creemos en la poesía.

Sin más que añadir, pasen y lean nuestra interesante selección de poetas viejóvenes.


https://emocionesencadenadas.com/ 

(Córdoba, 1979). Licenciada en Filología Inglesa por la Universidad de Córdoba. Colabora en diversas publicaciones (Prisma a la vista, Salto al Reverso, Ariadna, Le Miau Noir, El coloquio de los perros, etc) y en la comunidad poética La poesía no muerde.

Perdida al otro lado del sueño

El sueño empuja
las pesadillas de debajo de la cama.

Tumbadas las ganas,
lanzan la revancha
al techo.

Limpia en el espejo
los restos de su imagen.

Al otro lado,
el sueño
y las ganas.

Al otro lado,
ojos somnolientos
vagando por una figura
perdida en el universo. 

Clavar los ojos

La gota cae
en canal
y busca refugio.

Alcanza el suelo
embadurnado.
Empapándome.

No hay ocasión
para rozarlo
sin hundirse hasta el fondo. 

Una ventana
en el agua:
un cielo
al ras 
de tus pestañas.

Cartel en la ventana

Paso por esta calle.
Hago un rodeo
en mi camino.
Cuando he recorrido
la mitad,
mis ojos se descontrolan.
Suben hasta un «SE VENDE» que cuelga.
Número de teléfono
casi ilegible.
Fijo
y observo.
Intento resolver el misterio.
Sólo porque una vez
te vi allí,
asomada a aquella ventana.

El hilo rojo

Tiro un poco del hilo rojo
que queda suelto y colgandero.
Aunque me vengan después 
con lo bonito del cuento,
con la historia perfecta,
con el lenguaje visual
y con la vida repleta.
Verdad es que te rocé.
Verdad es que te sentí
de una manera especial. 
Una chispa se encendió en mis dedos
y fue el epicentro del terremoto peor.
Mis piernas sólo pudieron temblar.
No les quedaba de otra.
No puedo arrastrar ninguna capa terrestre
ni siquiera superficial.
Y aunque traté de esconderme bajo ella
tenía que continuar.
Tú te quedaste inmóvil 
y actuaste indiferente.
Así que tampoco nada me pasó.
Nada. Todo producto de mi mente.
Demasiada imaginación.
Y ahora, miro de vuelta
mientras me acerco despacio
hacia donde el hilo rojo
sigue colgando casi deshilachado. 
¿Lo cortaste tú? ¿Lo corté yo?
No sé si atreverme a tirar
por si actúa como caña de pescar
y me trae una bota vieja o un calcetín. 

https://vallenegro.blog/

(Blimea, 1988). Poeta y crítico literario. Estudió el Grado de Lengua Española y sus Literaturas (Universidad de Oviedo). Autor del libro Mar hueco y otros poemas (Ediciones Camelot, 2017). Aparece en la antología Línea del horizonte (Círculo Cultural de Valdedios, 2016). Asimismo, sus poemas han sido publicados en revistas como Anáfora o Maremagnum.

Independently blue

Hueles a libertad
a consciencia del derecho
de ser libre,
con todas sus consecuencias.
Ese olor me vuelve loco,
aunque, si lo siguiese,
quizás, al final
dejaría de oler a libertad.
Tu haz como si nada,
que yo me quedaré
aquí, tranquilo,
como siempre,
independiente y azul.
 
El color del sol

Volver a casa por la mañana,
a esa hora en la que nadie habla,
porque no ha pasado nada aún.
El día aún es virgen,
viste un filtro amarillo
y todo parece posible.
En esos momentos, ya sea por el sueño
o por la inseguridad contagiosa del rocio,
uno puede acabar pensando
que las cosas irán a mejor.
Conviene ir al dormitorio,
cerrar la puerta,
bajar las persianas,
meterse en la cama,
cubrirse entero con la manta, 
imitar a un cadáver. 

Diablo, 1990

Se levantan tus puertas cromadas
como astas de marfil oscuro
buscando el descuido del diestro.

Tu rugido suave, melodioso,
vuelve dócil la pétrea serpiente
que recorres, casi flotando.
Quizás no puedas ser consciente
de la imagen que representas:
la noche eléctrica y urbana
de una selva de neón.
Bello cuadro de un mañana
que realmente nunca llegó.
Pero tú no tienes culpa.
No.
No eres más que elegancia
abrazando a un motor.

Despiertas el suspiro del viento,
cuando escapa tu esbelto chasis
entre la punta de sus falanges.

On your feet, soldier!

En días que pueblan la mente
las nocturnas, funestas aves,
(siempre oscuras, siempre graves)
Cuando el viento trae mi voz,
y mi voz me dice “yo,
el peor de todos”, recuerdo
las palabras de Sarah Connor:
On your feet, soldier!
Y me levanto,
y me convierto en Kyle Reese
y me da igual el metálico frío
atravesándome el cuerpo,
y sigo. Y seguir se convierte
en lo único que me queda.
Lo único que conozco. 


AUTORES PREVISTOS PARA MARZO:
José Yebra y Carmen del Río Bravo

No hay comentarios:

Publicar un comentario