sábado, 24 de marzo de 2018

NO ES PAÍS PARA VIEJÓVENES - CARMEN DEL RÍO BRAVO Y JOSÉ YEBRA


 

Despedida, promesa y buenas noticias

 
Después de cinco años, La Galla Ciencia ha decidido concluir su aventura. Es una mala noticia para seguidores de este proyecto que ha abarcado desde la edición (revistas y libros) hasta eventos (recitales, presentaciones), sin olvidar la importancia de sus variados contenidos virtuales (la página web, con sus entrevistas, sus reseñas, etc). Sí: es un día triste para la cultura. Sí: no es país para la cultura, también. Aunque han cerrado la puerta, mantenemos la esperanza de que, más que un adiós, sea un hasta luego. Sólo nos queda agradecerles todo el esfuerzo invertido y por su notable trabajo, que ha mantenido la calidad durante tanto tiempo (toda una proeza, ¡mil gracias!).

¿Qué sucederá con No es país para viejóvenes? Esta sección temprana, esta consecuencia de la potente denuncia de Manuel Guerrero y yo (podéis revisar nuestra declaración de intenciones), no va a terminar aquí. Creemos firmemente en esta idea, porque ampliar el catálogo de poetas fuera del establishment es necesario, y ya estamos moviendo hilos para trasladar la sección a otro espacio que nos ha acogido con el mismo cariño que La Galla Ciencia en su momento. Iremos informando de novedades en respectivas redes sociales. También nos reservamos una gran noticia que, hasta principios del año próximo, no podemos desvelar y que, por supuesto, afectarán a todos los colaboradores de No es país para viejóvenes. Os vamos a dejar con la intriga...

Y sí: No es país para viejóvenes va a continuar. Prometemos regresar con la lista de autores que fueron ya seleccionados previamente (al final de este post, participantes para abril y mayo). Exponemos, al final de esta entrada, las bases para participar en meses venideros. Autores aspirantes, no seáis tímidos: si creéis que vuestra obra encaja con nuestros propósitos de rebelión viejovenista, no dudéis, remitid vuestros textos.

De nuevo, gracias, La Galla Ciencia, por haber apostado por nosotros y nuestra arriesgada sección. Y, sin más dilación, con vosotros, la última entrada de No es país para viejóvenes en esta casa. Y nos despedimos, como no, a lo grande, con dos poetas igual de grandes, con ocho poemas de Carmen del Río Bravo y de José Yebra. Disfrutad de la lectura.

Y no lo olvidéis: para abril, muy prontito, nos encontraremos en nuevo hogar, con nueva imagen, pero con las mismas ganas de seguir "molestando" (sí, eso es buena señal).

¡Larga vida a La Galla Ciencia! ¡Larga vida a los poetas viejóvenes! 





(Valladolid, 1964). Sus textos aparecen en blogs, redes y publicaciones colectivas impresas, tales como revistas, fanzines y antologías literarias (La poesía a la calle, Antología poética del grupo DiVersos, Junta de Castilla y León, 2015; El ático de los gatos, revista literaria y cultural, Cádiz, 2016; Contra: Poesía ante la represión, Coordinadora Anti Represión Región de Murcia, 2016; She was so bad!, Aloha Editorial, 2016; Jornadas de poesía en Valladolid, "Tradición y modernidad", Editorial Páramo, 2017; entre otras). Autora del poemario No ardo, me oxido... me he pasado a combustión lenta (Baile del Sol, 2017).

Hemos perdido la voz
nos arrancaron las cuerdas
que no secó el desuso
y
el movimiento de nuestros dedos sobre las teclas es
como el rumor del mar al retirarse
y
apretamos las manos para escribir
con la determinación de un animal borracho

nos decimos libres:
somos libres
para no nombrar
el miedo
            cada miedo

y
la necesidad
que nos encadenan
al banco de los galeotes:
      está permitido un casi unísono aahg
            en cada golpe de riñón
            con que nos ama(n)samos.

Déjame desbrozar lepidópteros
dormidos
entre las suntuosas estrías
de nuestras cicatrices.

Que la noche caiga sobre nuestras manos
         lentas
                  expedicionarias.

Que el sol nos encuentre partenones esplendorosos
            lo que queda de que lo fuimos
            cuenta en cada grieta
            historias que nos son. 

Voy a enredarme en tus canas 
            y en las mías 
mientras musito plegarias agradecidas
por el placer presente.
Por la vida.

Conocido el precio de casi cualquier supervivencia
no quiero más salario que el sudor del esfuerzo deseado.

Brillar con él orlándonos.

Llevarme la sal en la boca para el pan de a diario.


Manos.

Uñas.

Labios.

Dientes.

Toda mi piel y mis finales.

         La humedad es buena conductora.

Toda. 

Para cada centímetro
que tiemble
si le vengo
al tacto o al olfato. 

          Desconfía siempre de los recuerdos

          que no sean

         presente.

Soy muda que creyó que había alcanzado la palabra

creí
que

el mundo era también mi opción
     abierto ante mí como inmenso cuenco de sangrantes cerezas maduras

mi cuerpo era mi hoja en blanco
     en la que seguir contando mi insignificante pedazo de las historias

mi voz mi lengua mis manos mi cabeza:
      todos mis instrumentos para decirme
      (nunca creí que pudiera representarme más que a mí
       si acaso portavoz electa de otras voces también propias) 

(me creí la letra de los panfletos
      la música de los cantos de arenga
      que acabaron canciones de cuna) 

descubrí
que

mundo cuerpo voz lengua manos cabeza

eran botín de guerra que ya se habían repartido
campo de batalla de quienes por origen
ya llevaban en las comisuras de sus labios
mi sangre y la de las cerezas
sólo eran míos si aprendía la libertad de moverme en el radio de la cuerda


que

muda
sólo digo lo que callo
las hambres de lo que arranco uñas y dientes.

https://viajesalfondodelalsa.blog/

(Cacabelos, León, 1967). Licenciado en Filología Inglesa. Poeta y profesor. Autor del poemario Otra lengua extinta (Suburbia Ediciones, colección Malas Tierras, 2017). Aparece en distintas antologías (entre ellas, Degeneración Salvaje, poemario colectivo, 2015) y ha obtenido diversos premios por sus textos. Colaborador de la revista digital La poesía no muerde. Participa en timbas poéticas, jams, recitales, etc. 

La agonía de Occidente  
 
Sentado en el borde de Europa
los carámbanos no me importan:
no se clavan en corazones
que braman por batallas perdidas;
el recuento de cabezas ahogadas
y los pies colgando
de acantilados afilados
por luces escurridizas
que caminan aturdidas
en madrugadas aisladas
en las que
sentados al borde de Europa
contamos cabezas cortadas
y miembros seccionados
de vidas adheridas
a ojos de serpientes
como caramelos de colores
reptando en modo oblicuo
en sueños altamente apoteósicos
de damas adhesivas
que no se sientan
a contemplar el apocalipsis beato
en el horizonte mismo
del borde de Europa
y sus cabezas cortadas
contando batallas perdidas.

Sabiduría y violación
derechos en deserción
que ya no quedan carámbanos
en la ventana de aquel invierno
indeciso y conciso:
(el olvido: nunca sucedió);
la tundra de mi memoria
mis percepciones en una noria:
chocolate y cacharros
a horas poco prudentes
nada decentes
porque aquellos hombres
que hacían de su vida
una odisea negra bajo la misma tierra
nos decían que éramos
los maestros nacionales:
y nos ganaban todas y cada una
de aquellas partidas
de futbolín áspero y tedioso
sentados al borde de Europa
con los pies colgando
y pendientes cada segundo
de los quehaceres de nuestra tropa:
la que mejor mata
viola
arrasa
incendia vuestras casas
el copyright antes del copyright.

En el momento que quisimos
unos minutos de recreo
llegó ella:
Europa; aburrida
y nos gritó desde su origen
que nadie podría jamás venderla
en el frío contacto viperino
de estos carámbanos
de los nudos del frío
que se clavarán intactos
en medio de tu corazón
para que no puedas ya sentarte
al borde de Europa:

los pies colgando
las cabezas cortadas
los ojos que te miran
la sangre
derretida
el odio: pervive.

El abono
 
Cuando por fin te dormiste
ya no estaba ahí
porque la ficción
había superado con creces
la cuesta efímera
de la pausada realidad:

desde aquel momento
de aquel año antiguo
en el que aquella gitana
te comentó enfadada
que la línea de tu vida
era muy corta
que difícilmente
llegarías a ver
los treinta y dos
te dedicaste a vivir
como quien
de manera casi innata
hace surf
sobre grandes olas:
y el barro lejano
que no ensucia...
 

Y ahora
cerca ya de los cincuenta
duermes tranquilo cada noche
sabiendo que a la mañana
siguiente
se abrirán tus ojos
y buscarás el calor hermano
del primer café del día.

El destino está sobrevalorado
y tú te cagas en él
desde lo más alto
(they’ve made you a moron)
en cuclillas
en la posición
más apropiada
para que los esfínteres
unidos
dejen un paso
limpio
y
diáfano
a la mañana despejada
del resto de tu vida:
¡viva la quinta brigada!

Mickey Mousse es imbécil
 
No, no es esa incitación
a la educación para la muerte:
leyendas obsequiadas
a oídos sin capacidad
de voz o de espanto;
como yo no quería ser
un bonito ratón,
decidí esculpir mi muerte.

Puede que sólo quisiera
arrancarme las orejas,
puede...
sin embargo,
ante los ánimos lúgubres
de mi antigua audiencia,
en un alarde valiente
y sucio:
tiré tan,tan fuerte
que me quedé sin cabeza.

Desde entonces,
vivo solo en este alféizar
y miro sin poder mirar
las muertes ajenas
que me saludan
al pasar
desde lo hondo
de sus pupilas.

Y mis orejas
se han largado:
de yonquis han pasado
a sucumbir al calor
errático
de lluvias doradas
desconocidas
en tugurios obsoletos
vacíos de putas,
rebosantes de asco
limpio y desinfectado.

Ya lo había dicho mi amo:
"si tienes un sueño
y crees en él,
corres el riesgo
de que se convierta
en realidad."
Ya lo veis,
un poco de harina,
de levadura poética
para vicios ocultos
y mentes jugosas
que nunca jamás
se atreverán
a vivir del cuento
de dos orejas
enormes.


2001, my arse!

No nos educaron para vivir estos tiempos:
vi 2001 pensando que aquello era el futuro
sin atreverme ni a imaginar
que el futuro no estaba en el espacio exterior
lleno de naves que bailaban valses
sino en el espacio interior
de cada individuo en soledad

viviendo 
una vida de introspección 
que habría asustado
al mismísimo San Juan de la Cruz:
noches demasiado oscuras
como para vivir en ansias inflamadas:

la luz incidiendo en los rostros
con ojos parásitos
de mensajes que nos alejan
de todo lo que una vez
aprendimos;
no nos educaron para no saber
eliminar todo el tiempo
y sus menesteres:
el ocio ya vacío e imposible
y la maldad
ahorcada en los vértices
de un universo
que nos contaron
que era infinito:
amado con amada
amado con amado
amada con amada
solo
sola
no se juntan
y duermen
esperando la luz de la madrugada;
destrozan mitos innombrables
en sueños indómitos
que terminarán por ajusticiar
las llamas ardientes del ansia
de un cuerpo cerca de otro:
la luz
sigue atravesando nuestras corneas
y nuestros cristalinos;
no, no nos educaron
para vivir este momento…
o puede que sencillamente
no seamos conscientes
de que la realidad
no es más que una mierda
que no tiene importancia.

No
no nos educaron…



AUTORES PREVISTOS PARA ABRIL Y MAYO: Antonio Palacios y Jorge M. Molinero; Ana Vega y José Ángel Garrido.

AUTORES PUBLICADOS: Almudena López y Mario Díaz-Villaseñor; Gema Albornoz y Miguel Luis Álvarez.  

COMO PARTICIPAR EN NO ES PAÍS PARA VIEJÓVENES:

1) No habrá límite de edad: podrán participar todos los poetas de origen español que deseen. Tampoco queremos una foto vuestra reciente. Aquí todos sois feapos, viejóvenes y poetas.

2) Selección de entre 5 y 10 poemas, sean inéditos o no (importante indicar cuáles). El formato del archivo será DOC o DOCX (no se aceptarán otros como TXT o PDF). En el mismo archivo, una breve biografía del autor con una extensión máxima de un folio (a modo de orientación: lugar, fecha de nacimiento, libros publicados, participaciones en revistas u eventos culturales, premios, etc).

3) No se aceptarán borradores o textos con faltas de ortografía u otro tipo de errores (por favor). Os aconsejamos que, antes de enviar el fichero, os toméis vuestro tiempo para revisar. Tampoco se aceptarán obras pegadas al cuerpo del mensaje. Insistimos: corregid las veces que sean necesarias, comprobad que los formatos de archivo son correctos, releed bien estos puntos.

4) El nombre del archivo – repetimos, en formato DOC o DOCX - y que se remitirá al correo yosoyperiquillalospalotes@gmail.com será el siguiente: POEMAS Y BIO DE (vuestro nombre y apellidos a continuación). Por ejemplo: POEMAS Y BIO DE PERICO DE LOS PALOTES.DOC.

5) En el asunto del correo, es MUY IMPORTANTE INDICAR LO SIGUIENTE: SECCIÓN NO ES PAÍS PARA VIEJÓVENES. Así podemos trabajar cómodamente en la selección.

6) Todos aquellos correos que no cumplan con lo anteriormente expuesto serán descartados.



Ana Patricia Moya y Manuel Guerrero Cabrera 
(agitadores culturales y poetas viejóvenes profesionales)


No hay comentarios:

Publicar un comentario